Evolución

Evolución Actualmente EL SINDROME X FRAGIL NO TIENE CURA. Pero, siempre que cuente con los apoyos necesarios, la persona con SXF podrá llegar a altos grados de autonomía en el trabajo, el tiempo de ocio, la utilización de transportes públicos... Y, aunque con ayuda, podrá llevar una vida feliz y relativamente autónoma. Para ello es preciso, desde el momento del diagnóstico, una buena coordinación de la familia y la escuela con los distintos especialistas para que la persona afectada reciba lo antes posible un programa específico individualizado y multidisciplinar. Es decir, que sea tratada desde varios puntos de vista y se intenten paliar sus dificultades a la vez en distintas áreas. De ese modo recibirá de forma coordinada atención psicológica, logopedia y estimulación del lenguaje, terapia sensorial y psicomotriz, orientación pedagógica etc. Es posible también que requiera cierta medicación (recetada por un médico especialista en neurología o psiquiatría) que le ayude y proteja frente a la ansiedad, la hiperactividad o el déficit de atención, etc. Siempre es preferible que el diagnóstico y, por tanto, el inicio del tratamiento multidisciplinar, se produzca en la primera infancia. Pero está comprobado que aun en los casos de diagnóstico tardío, la persona con SXF puede mejorar y mucho con una intervención adecuada y conjunta de los que le rodean y los diferentes especialistas.